Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús (11 junio)

La Devoción al Corazón de Jesús ya la podemos ver en las Sagradas Escrituras, siendo la Santísima Virgen y San Juan Evangelista los primeros devotos al Divino Corazón, ya que la Virgen participó de todos los sentimientos y preocupaciones de su Hijo y San Juan es el que apoyó la cabeza en Su costado. Ambos son los que vieron brotar sangre y agua al ser atravesado su Corazón en la Cruz, es aquí donde nació esta Devoción.

También San Pablo comprendió este Misterio, él comprendió las entrañas de Cristo (Flp 1, 7s).

Desde los primeros siglos ha sido costumbre meditar sobre el misterio de la sangre y el agua, de los que se ha visto nacer la Iglesia. Los Santos Padres veían el Corazón de Jesús como símbolo de su Amor, de donde las gentes “beberán con gozo de las Fuentes de la Salvación” (Is 12). De la herida brotan los Sacramentos…

     … En España, en la primera mitad del siglo XVIII, el estudiante jesuita Bernardo F. de Hoyos, tuvo varias apariciones del Corazón de Jesús en las que le mostró su Corazón, le descubrió sus tesoros y le confió la misión de extender esta Devoción por todo el reino de España, que por entonces también incluía Hispanoamérica y Filipinas. El 14 de Mayo de 1733 recibió la promesa del Corazón de Jesús “Reinaré en España y con más veneración que en otras partes”.
Las gracias místicas y las comunicaciones que recibió fueron muy abundantes, y gracias a su apostolado se extendió rápidamente por todo el reino de España, y a través de los misioneros jesuitas por toda Hispanoamérica y Filipinas.

Un golpe muy fuerte que recibió la Devoción fue la supresión de la Compañía de Jesús en 1773. Como ejemplo, en España se prohibieron los libros sobre el Corazón de Jesús y el emperador de Austria dio orden de que desapareciesen sus imágenes de todas las iglesias.  Pero a pesar de esto, a principios del siglo XIX volvió a resurgir con gran fuerza. Y así, en 1856, el Papa Pío IX extendió la fiesta del Sagrado Corazón a toda la Iglesia…

Es de destacar, que desde la segunda mitad del siglo XIX y hasta la actualidad son muchas las naciones, especialmente en Hispanoamérica, que se han consagrado públicamente al Corazón de Jesús. España se consagró por primera vez el 30 de mayo de 1919 en el Cerro de los Ángeles y posteriormente se ha renovado en varias ocasiones…
… A lo largo y ancho de todo el mundo son múltiples las cofradías, asociaciones, congregaciones, institutos, etc., que basan su carisma en esta Devoción.

Historia de la Espiritualidad (basilicagranpromesa.es)
Basilica Gran Promesa – Valladolid – Centro Espiritualidad


En el año 1765 el Papa Clemente XIII instituyó la fiesta litúrgica del Sagrado Corazón de Jesús, en un principio solo para Polonia. Casi cien años después, en 1856, con el Beato Pío IX, Papa, la fiesta del Sagrado Corazón alcanzó dimensión universal. Desde ese momento se han escrito cuatro encíclicas para hablar en concreto sobre el Sagrado Corazón de Jesús:

Annum Sacrum. Esta encíclica fue escrita por el Papa León XIII y publicada el 25 de mayo de 1899. Con ella, este papa consagró el género humano al Sagrado Corazón de Jesús: «Nos decidimos en consecuencia, que el 9, el 10 y el 11 del mes de junio próximo, en la iglesia de cada localidad y en la iglesia principal de cada ciudad, sean recitadas unas oraciones determinadas. Cada uno de esos días, las Letanías del Sagrado Corazón, aprobadas por nuestra autoridad, serán añadidas a las otras invocaciones. El último día se recitará la fórmula de consagración que Nos os hemos enviado». Cabe destacar que un motivo personal que tuvo León XIII para llevar a cabo esta consagración fue su gratitud ante la curación de una enfermedad peligrosa.

Miserentissimus Redemptor. Escrita por el Papa Pío XI, esta encíclica vio la luz el 8 de mayo de 1928. El tema en el que se centraba era la «expiación que todos deben al Sagrado Corazón de Jesús». Con este motivo, viene acompañada con una oración expiatoria al Sagrado Corazón.

Summi Pontificatus. La primera encíclica de Pío XII, en el año que fue elegido Papa (1939), festejó los cuarenta años de la encíclica de León XIII, Annum Sacrum, por la que este último consagraba el mundo al Sagrado Corazón de Jesús. Era también el cuadragésimo aniversario de la ordenación sacerdotal del nuevo Papa. En este documento Pío XII escribía: «No hay necesidad más urgente, venerables hermanos, que la de dar a conocer las inconmensurables riquezas de Cristo (Ef 3,8) a los hombres de nuestra época«.

Haurietis aquas. Un centenario después de que la devoción al Sagrado Corazón de Jesús se hiciera universal, en 1956, el Papa Pío XII repitió tema de encíclica, al hablar de nuevo sobre el Sagrado Corazón, en concreto sobre su culto.

Por último, aunque no es una encíclica, la carta apostólica Investigabiles divitias Christi, del Papa San Pablo VI, que el Papa escribió pocos meses antes de clausurar el Concilio Vaticano II, en 1965. En este año se cumplió el segundo centenario desde que se instituyera la fiesta litúrgica del Sagrado Corazón de Jesús.